SALUD&FORMA


VITAMINA C 1000mg  90 caps

VITAMINA C 1000mg 90 caps

10,71 € 11,90 €

Producto Disponible - (Imp. Incluidos)

Marca



La vitamina C es una vitamina hidrosoluble conocida también como ácido ascórbico. El organismo no es capaz de sintetizarla y por lo tanto necesitamos ingerirla a través de la dieta, aunque en ciertas ocasiones es necesaria una suplementación adicional como es el caso de los fumadores. La vitamina C es uno de los más potentes antioxidantes solubles en agua que se conocen para potenciar el sistema inmunológico y para la síntesis de colágeno, un importante componente estructural de los vasos sanguíneos, tendones, ligamentos y huesos. Asimismo, favorece la cicatrización de heridas al participar en la producción de colágeno. Esta función es fundamental para evitar lesiones, especialmente las sufridas por deportistas. Respecto al sistema inmune, la vitamina C refuerza a las células inmunes (linfocitos y macrófagos), así como a las inmunoglobulinas (anticuerpos).

Como antioxidante, la vitamina C protege al organismo del daño ocasionado por los radicales libres en moléculas como proteínas, lípidos (grasas) o carbohidratos. De esta forma, evita el daño celular que los radicales libres pueden causar y la aparición de enfermedades como el cáncer, Alzheimer, Parkinson o la enfermedad cardiovascular. Además, recientes investigaciones sugieren que la vitamina C podría ayudar a disminuir el colesterol sanguíneo. Algunos estudios muestran una relación entre los niveles bajos de vitamina C en el plasma y un mayor riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer.

La vitamina C también juega un papel importante en la síntesis del neurotransmisor norepinefrina. Los neurotransmisores son fundamentales para la función cerebral y se sabe que afectan al estado de ánimo y se usa en el tratamiento de la depresión de forma efectiva. Además, la vitamina C es imprescindible para la síntesis de carnitina, transportador de grasa a través de la célula responsable de movilizar la grasa para que sea convertida en energía. Aparte, la vitamina C juega un papel importante en la absorción del hierro, necesario para la formación de los glóbulos rojos en la sangre. Y actúa en la utilización del ácido fólico, una de las vitaminas del complejo B. Incluso se ha demostrado que la vitamina C puede mejorar la calidad del esperma y aumentar el número de espermatozoides. Algunos estudios han evidenciado el efecto protector de la vitamina C en el desarrollo de cataratas.

Las recomendaciones en hombre son de 90 mg diarios, y 75 mg diarios en la mujer, aunque estas recomendaciones están aumentadas en fumadores y se debe tener en cuenta que la vitamina C es muy termosensible (sensible a la temperatura). Su carencia puede dar origen a dolores de piernas, hinchazón, infecciones, sangrado de encías, anemia y alteración de la estructura muscular y del cartílago. Incluso la carencia extrema puede dar lugar al escorbuto, enfermedad que cursa con debilidad, anemia, gingivitis y hemorragias cutáneas.

Las frutas cítricas son bien conocidas por su contenido en vitamina C, sin embargo, también proporcionan bioflavonoides, sustancias que no son esenciales para el organismo, pero que otorgan beneficios en la salud gracias a sus funciones biológicas. Los bioflavonoides son metabolitos secundarios de las plantas encargados del sistema defensivo de estas. Los bioflavonoides cítricos están presentes en la piel de las frutas cítricas y son principalmente la hesperidina, rutina, tangeretina, diosmetina, narirutina, neohesperidina, nobiletina y quercetina.

Los bioflavonoides o flavonoides con actividad biológica, son sustancias químicas con más de un grupo fenol. Estas sustancias presentan propiedades antioxidantes frente al estrés oxidativo inducido por radicales libre que han demostrado desempeñar un papel en la iniciación y la progresión de las enfermedades cardiovasculares y aterosclerosis (acumulación de grasa en las arterias). Su mecanismo de acción in vitro demuestra que los flavonoides interactúan con diversos sistemas enzimáticos implicados en la señalización celular, tales como ciclooxigenasas y lipoxigenasas.

Los flavonoides cítricos han demostrado ser capaces de inducir la muerte celular en las células cancerosas. También se han observado mecanismos capaces de explicar sus efectos anticancerígenos como son la inhibición de factores requeridos por las células para tener propiedades metástasicas.

Estudios epidemiológicos asocian el consumo de cítricos con menor riesgo de enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular isquémico. Hesperidina, el principal flavonoide presente en los cítricos, posee propiedades vasodilatadoras y antiinflamatorias ya que evita la expresión de moléculas proinflamatorias. Se ha observado recientemente que los pacientes que ingieren hesperidina tienen un menor número de marcadores inflamatorios en sangre y mejoraran la función endotelial y por lo tanto la circulación.

Trabajos recientes indican que los bioflavonoides no sólo actúan mejorando la permeabilidad capilar de forma conjunta con la vitamina C y evitando por tanto las fracturas de los capilares y las hemorragias en los mismos (trombosis), sino que también actúan como protectores del organismo contra el resfriado común, para mejorar las defensas contra las infecciones víricas (gripes, herpes zoster, etc.) y como antiinflamatorio (sobre todo en varices).

Además, se ha demostrado también que los bioflavonoides ejercen una acción inhibidora de la enzima aldosa-reductasa, que está implicada en la formación de cataratas en la diabetes y en la galactosemia (imposibilidad de utilizar la galactosa).

Muchos bioflavonoides cítricos, incluyendo la hesperidina, pueden atravesar la barrera hematoencefálica, lo que les da la posibilidad de ser beneficioso en la protección de la función cerebral.

Propiedades

Acción antioxidante.

Refuerza el sistema inmune.

Previene el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares: posee actividad antiinflamatoria, vasodilatadora, evita la peroxidación lipídica.

Previene la aparición de cataratas y mejora la visión.

Mejora la calidad del esperma.

Previene las alergias y los ataques de asma.

Repara y mantiene cartílagos, huesos y dientes.

Ayuda a la formación del colágeno, beneficiando la cicatrización de heridas y quemaduras.

Reduce las complicaciones derivadas de la diabetes tipo II.

Mejora afecciones de la piel como eccemas o psoriasis.

Mejora el funcionamiento del cerebro.

Mejora los síntomas de la gingivitis (inflamación de las encías) y el sangrado de las encías.

Puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor de las articulaciones.

Favorece la absorción del hierro.

Disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

Mejora problemas circulatorios: dolor de piernas debido a la mala circulación, venas varicosas, facilidad para la aparición de hematomas, hemorroides, sangrado de nariz frecuente.

Los Bioflavonoides protegen al ácido ascórbico (Vitamina C) de su degradación.

La asociación de bioflavonoides y ácido ascórbico muestra efectos conjuntos en sus actividades antioxidantes, antimicrobianas, inmunoprotectoras, antivirales, antiinflamatorias, protectoras cardiovasculares e inhibidoras de la peroxidación lipídica.

Modo empleo: Tomar 1 comprimido antes del desayuno con un vaso de agua.

Ingredientes por cápsula: vitamina C 1000 mg y antiaglomerante E-470B. Puede contener trazas de gluten, huevo, pescado, soja o lactosa.

Preguntas y comentarios destacados

Sé el primero en hacer una pregunta o comentario
Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información